Historia de los hallazgos

1898

1898 - 1913
Periodo de explotación comercial
La explotación comercial de la piedra litográfica en la Pedrera de Meià implicó tener los trabajadores en este lugar, bajo unas condiciones muy duras.
1898 - 1902
El descubrimiento de los yacimientos
Los primeros fósiles, bajo el atento control de Luis Mariano Vidal, aparecen desde los inicios de la explotación comercial.

1900

1900 - 1902
Las primeras campañas de Luís Marià Vidal
Consciente del potencial fosilífero de la piedra litográfica, Luis Mariano Vidal invita la Société geológica de France a visitar el yacimiento.

1902

1902 - 1915
Los estudios científicos de Lluís Marià Vidal
Anfibios, peces, reptiles… llegan a la mesa de Luis Mariano Vidal y este contacta con los colegas paleontólogos para iniciar los primeros artículos científicos.

1950

1950 - 1954
Campañas y estudios de Lluís Ferrer i Condal
Un largo período de olvido, con la guerra civil entre medio, se termina con el redescubrimiento del yacimiento que haría Lluís Ferrer y Condal.

1954

1954 - 1958
Las campañas del British Museum
La figura del Dr. Crusafont en Sabadell atrajo muchos paleontólogos en Cataluña, entre ellos investigadores interesados en el yacimiento de la Pedrera hacia donde se dirigieron, acompañados por Lluís Ferrer y Condal.

1964

1964 - 1970
Las campañas del Muséum national d’Histoire naturelle
Una joven estudiante de paleontología, Sylvie Wenz, contacta con el Dr. Crusafont para pedir información sobre la Pedrera de Meià. Sus trabajos de campo permitirán la descripción de nuevas especies de peces.

1968

1968
El mapa geológico de Macgeehan
El Dr. Crusafont hace de intermediario por los trabajos geológicos en la Pedrera.

1979

1979 - 1998
Las campañas del Institut d’Estudis Ilerdences
Unos jóvenes entusiastas de la Sección de Geo-Paleontología del Instituto de Estudios Ilerdenses (Amigos de la Paleontología) comienzan una apasionante aventura de excavaciones que durará cerca de 20 años.
2000 - 2020
Las campañas del Siglo XXI
Los yacimientos de piedra litográfica todavía nos esconden nuevas sorpresas. La colaboración entre el Museo de la Conca, el ICP, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Barcelona ha permitido continuar los trabajos científicos.

2000